DOCUMENTOS DE BABEL

2. INFORM. INTERRUPT

El teléfono de la muerte Aventura australiana del detective Joe Deebs La tragedia de una mujer bella El matrimonio de Luise Melodrama de lujo y lágrimas en salón burgués. Ay , qué tiempos aquellos, 1912 improvisando un estudio de cine a martillazos en una buhardilla de la Blücherstraße. El galán le planta una mano posesiva en la cadera a la estrella, empapelada de negro como legítima esposa, y ella estira todos sus músculos, intenta separar al encorbatado cónyuge de su cuerpo presionándole el brazo y la cabeza. En un último momento se siente observada, sí señora, ahí estamos, nada de trifulcas íntimas, todo se sabe algún día, y más una relación tan jugosa y típica como la vuestra. Nos mira desde el monitor con chulería prebélica como diciendo: "Quieta ahora, no me interrumpas. Es él quien no debe saber que estoy actuando". Bien, la dejo acabar la escena .

Espero el suburbano como quien ve llover. De hecho no me he traído paraguas y tengo una reunión dentro de una hora en Prenzl Berg. Saco el cuerpo vacío del estudio, sin volumen, plano como el papel de fax que se desparrama lánguido por los suelos. Qué voces recorren las cabezas que se asoman a la vía y se agazapan de nuevo en gabardinas de

verano dum dum dum d u m.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Desde luego, parece todavía casual que una bala hiera al uno o al otro; pero la acumulación ha dado lugar a estudios más profundos, como el desarrollado por el profesor Whitney en la Universidad de A., Texas. Un grupo de científicos norteamericanos sostiene que al hombre primordial le resulta grata la muerte de los otros. El aniquilamiento de algo odiado es históricamente tan natural que nuestros antecesores no tuvieron ningún reparo en el momento de producirse la eliminación del enemigo. El fenómeno de la culpa, el remordimiento, se da sólo a posteriori , la mayor parte de las veces como resultado (...) Dado que en la Historia Universal predomina la muerte violenta, el profesor Whitney considera un fenómeno natural que se alcancen cuotas de alta audiencia durante las retransmisiones de la ejecución de condenados a muerte.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Anything happens...

La organización de mujeres conservadoras tejanas ha pedido que no se hagan excepciones con criminales de sexo femenino.

Un volumen adecuado evita molestias al resto de los pasajeros.

„En materia de crímenes lo justo es, que aceptemos un castigo igual al de los hombres.”

Voces contravoces tumtum tum tum tumtum

to me.

Es tan difícil esperar algo los viernes por la tarde. No es como un problema de álgebra, que alguna solución tendrá aunque de momento sólo produzca chasquidos cerebrales. Me tambaleo sin norte ni sustancia por la ciudad habitada. Tres millones de rostros pálidos se comunican a ráfagas por medio de diversos cables, ondas y orificios. Cambio al metro en Alexanderplatz. El vagón huele a cerveza, a cigarrillo y a meadas de quinceañeros con ganas de epatar. El atractivo de los viajeros se podría graduar entre mediocre desarreglado y de natural monstruoso. También hay, por supuesto, técnicos, intelectuales, economistas, chavales, perros y vendedores de periódicos mano a mano. O policías que levantan a los vagabundos ya inconscientes de las escaleras para abrirnos paso a nosotros, los que llevamos americana, zapatos de 100 marcos, pagamos impuestos y ... vamos, para qué andar enumerando.

Le van a dar sopas con hondas a Alemania como siga así. Lo sabe todo el mundo pero psssst. No se puede abrir la boca.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

El homo germanicus vive en habitáculos protegidos por una valla y se encuentra con sus congéneres al atardecer para realizar una de las escasas actividades de tiempo libre que se le conocen: la consumición de un líquido semejante en el color a la orina en grandes recipientes de cristal duro. El viajero no puede menos que preguntarse si el complicado sistema de reciclaje introducido hace unos años en el país germano no ha llegado a extremos impensables para el buen gusto propio de los pueblos mediterráneos.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Lovely here, Kastanienallee, bicicletas que botan acompasadamente junto a los tranvías retorcidos, bueno, que atraviesan las vías encajadas en adoquines irregulares produciendo choques espasmódicos entre los traseros y el sillín. Se habla de Wild East desde que se rodó una versión de Thelma y Louise por los descoloridos rincones de la ex- República Democrática. Empieza a nacer un género que sueña con sustituir a las ya pasadas películas del oeste: parados asesinos, comunistas reciclados, persecuciones con trastos rodantes made in Checoslovaquia, ex vendedoras de tiendas Mitropa convertidas en novias de mafiosos rusos, go east si buscas aventura. El Chicago actual está en San Petersburgo.

Ya. No niego que la extravagancia no resulte entretenida, la carencia de modas uniformadoras pero, por lo demás, somos una panda de borregos cultivados. Qué Este ni qué leches. Le falta acción, suspense, todo lo que tiene de salvaje es el desorden arquitectónico y el polvo. Hemos quedado en un restaurante Tex-mex con servicio alemán. Me acerco muy lentamente a la puerta. El productor, un poco calvo, con corbata y barriga (es así, qué le vamos a hacer) preside la mesa. Fuma Camel sin filtro (qué peste). Detlef, el supervisor de guiones, es un blonder Traum, un 'sueño rubio', por fuera. Creo que a las mujeres quiere convencernos de nuestra inexistencia práctica: jamás te mira cuando hablas, sólo te responde como por descuido cuando le preguntas algo, cualquier propuesta que hagas será considerada como poco razonable a la hora de tomar una decisión. Fuma Benson and Hedges, seguramente por el dorado de la cajetilla.

Marina, una romana de pro que trabaja en montaje, siente una curiosidad extrema por este madelman hueco y parece no darse cuenta de que cada vez que le coloca el escote medianamente cerca, el individuo en cuestión se retrae como un erizo. Fuma de todo (o casi).

Patrick, el único sádico soportable del equipo, siempre llega tarde.


DOCUMENTOS DE BABEL     1    2    3
Contacto Agencia Tess
Enlaces